sábado, 18 de octubre de 2008

El Simbolismo y El Pensamiento Débil

Es una pena que la penúltima Julieta haya sido confirmada como Fernando Ganzo, futuro catedrático de alguna universidad dentro de cuarenta años y hasta entonces profesor suplente, titular o auxiliar, al que es muy fácil cabrear llamándole Warhol o posmodernista.

A la última Julieta, tía, sólo puedo decir que si quieres decirme que quieres jugar al ajedrez me lo tendrás q indicar de alguna manera más inmediata, que no estoy pendiente de mi blog 24/7 y me llegan a mi correo electrónico, cuyo clickeo es practicamente la última manía que me queda en internet.

Para este trabajo me zampé todas las clases sobre Mallarmé y todo tipo de nihilismos sintácticos, sintagmáticos, semánticos, estructuralistas etc en unas clases donde el realismo daba risa y el simbolismo estaba pirado. Al final hizo mella, pero hasta Keith Richards no podría con tanto cinismo. El profesor estaba bien pero sólo cuando no hablaba del programa, lo cual era frecuente, y cuando hablaba de anécdotas tanto dentro del programa como fuera, y también porque no ponía una cara tan yuppy y yippy al asunto.

Por lo visto, la única manera de mantenerlas como espíritu- como el que dice 'no he leído a Hegel, ¡pero lo respeto!', que por cierto son personas que dan mucho miedo-, y ya cuando prosiguió el año y sin darme cuenta me metí en otra asignatura calcada me retiré a mi casa a aburrirme ante tanto fumador de porros que se creía que iba yo a ser el Federayabandiano- ¡hasta lo confundió con Popper!- o el apologista del caos ante un posmodernismo que daba puta pena.

Cuando existen especímenes capaces de elegir las mismas asignaturas en grupo y hasta a repetir las de su director de tesis, que tanto odian ir a clase pero cuyo sustento, curiosamente, es hablar de una Dantiana puesta en escena del pensamiento débil más rancio- ¡para eso ya tuvimos a Pasolini!, mientras rezan por huir de una universidad con salidas laborales y sueñan con una universidad con trabajos disponibles para hablar sobre ¡el destino de Europa!, ¡lo cercano que están los estudios literarios a la vida!, ¡lo similar que es un partido de fútbol a Leni Riefenstahl!- como dice el resistente Quintana- vamos Warholillos de pacotilla A ESTAS ALTURAS ¡profesores de escritura creativa! que te dicen lo ¡guay!- vamos, parecen Kenneth Anger- que es el atolladero de su escepticismo capaces de montarse al tren de Jurgen Habermas cuando no son más que variaciones deontológicas del típico Paul de Man en el que derivan, como si lo único que quedase fuese una mezcla de sofismo y sátira- ¡de niños del primer mundo!, ¡debe de ser ese 'tercer estado' de T.S. Eliot y Poe!- y no es un síntoma de mi universidad, faltaría más, sino de toda la teoría literaria universitaria europea y, por extensión, de la vida en general. En suma, menos Fanon, Heidegger y Goethe y más Hayek, Descartes y Spinoza. Y no deja de tener gracia lo de Hayek en estos tiempos, de ¡oh! chaqueterismo intelectual donde en el fondo a todos sólo nos interesa el dinero ¡oh sorpresa!

Menos Warhol y más Faithfull. Y la lección como siempre, curiosa viniendo de aquí, es don't look back. Saqué sobresaliente, como en el trabajo sobre Cahiers. ¡Un saludo!

http://rapidshare.com/files/155202587/Son_realistas_o_simbolistas_Los_Cuatro_Cuarteto1.doc.html